EDUCACIÓN ESPECIAL (Dr. Marcelo L. Berthier)


Si su hijo tiene significativos problemas de orden social o académico puede ser calificado para Educación Especial. Educación especial es una instrucción que está individualmente diseñada para encontrar la única vía de aprendizaje de niños con discapacidades. El objeto de la educación especial es capacitar al niño para aprender tanto como sea posible para que él sea eventualmente capaz de vivir con la máxima independencia posible. Consecuentemente la Educación especial no está enfocada a enseñar al niño a superar dificultades de orden académico como lectura, matemáticas o historia. Incluye terapéuticas especiales y otros servicios diseñados para enseñar al niño a superar dificultades en todas las áreas del desarrollo.
La educación especial no es una propuesta de todo o nada. Recibir servicios de educación especial no significa que su hijo estará en una sala diferente durante todo el día. Él debe recibir todas o parte de las materias en la clase regular, el profesor puede simplemente modificar los materiales de su hijo o su método de enseñanza para ayudar a su hijo. Recuerde que la clave es un programa individualizado para encontrar lo que necesita su hijo.

Desarrollando un plan de educación
Si su hijo ha sido clasificado para educación especial, el próximo paso es desarrollar un plan para encontrar sus necesidades de aprendizaje. Este plan conocido como Programa Individual de Educación (PIE) es diseñado conjuntamente por usted y el personal del colegio después de una o varias reuniones de IEP.
El IEP de su hijo describirá cada una de las áreas en las que su hijo tiene problemas de aprendizaje, así como los planes del colegio para ayudar a su hijo a superar problemas deletreando, un objetivo puede ser pasar el examen semestral. Este objetivo debe ser alcanzado a través de pequeños paseos como por ejemplo deletrear bien dos palabras al día. Si su hijo tiene problemas para concentrarse debido al déficit de atención o hiperactividad, un objetivo a largo plazo puede ser resolver diez problemas de matemáticas en 50 minutos y un objetivo intermedio puede ser resolver dos ejercicios en 15 minutos. Para pasar a 5 en 30 minutos y así gradualmente llegar hasta al objetivo final. Si tiene un comportamiento obsesivo que le lleva a borrar una y otra vez una palabra, fijaremos el objetivo a largo plazo en escribir un trabajo entero sin borrar ninguna vez y estableceremos objetivos parciales limitando el número de borrados a 7, 5, 3, etc. Usar un PC o máquina de escribir puede ayudar a realizar sus trabajos perfectos y por consiguiente eliminar las borraduras. Una vez elegidas las metas parciales es muy importante escoger las recompensas adecuadas que motiven a su hijo a seguir hacia adelante en la consecución de dichos objetivos. A veces es útil recompensar al niño con menos trabajo si él ha hecho lo convenido. Por ejemplo si tiene 15 ejercicios que hacer en 30 minutos y ha hecho 10 de ellos en 20 minutos, se le puede recompensar con liberarlo de hacer el resto.
Objetivos para ayudar a su hijo con problemas en áreas diferentes a la académica, pueden ser establecidas si el Equipo síndrome de Tourette está de acuerdo en que tiene necesidad de servicios adicionales, Por ejemplo, si tiene dificultad en hacer o conservar amigos, IEP puede incluir objetivos encaminados a adquirir habilidades sociales. Su IEP puede incluir realizar cualquier actividad, tomar el bocadillo o tomar algo. El poder realizar esta actividad practicando una serie de habilidades hasta que se encuentre a gusto y entonces pasar a otra situación. Desarrollar habilidades sociales es extremadamente importante para un niño con síndrome de Tourette y puede ser también muy difícil para él ya que tiene una amplia serie de comportamientos que no están bajo su control. Estos comportamientos pueden espantar a potenciales amigos.
Después de todo muchos piensan que si se juntan con Pepe y Pepe tiene problemas, ellos probablemente tendrán problemas. Por eso es tan importante que los profesores se centren en el comportamiento positivo y traten de ignorar el comportamiento negativo tanto como sea posible.
El IEP de su hijo establecerá quien trabajar con él en cada objetivo. Este puede ser el profesor de clase regular, el profesor ayudado de un compañero o tutor o una ayuda escolar. También puede necesitar su hijo trabajar con un profesor de educación especial entrenado para enseñar a niños con necesidades especiales de aprendizaje. El IEP también establecer donde recibir esta instrucción, dentro de la clase regular o en una clase de apoyo. Generalmente los niños reciben ayuda fuera de la clase regular solo si ellos no Son capaces de alcanzar el nivel de habilidad con las modificaciones, introducidas en la clase regular. Si su hijo necesita dejar la clase regular puede ser sólo para trabajar una materia particular o una habilidad en concreto. Por ejemplo, su hijo puede ver al profesor especial de lectura una vez al día y recibir las otras lecciones con el resto de la clase. Si sus síntomas son tan severos qué él no puede ser controlado en una clase regular con adaptaciones o no responde a la medicación, puede necesitar largos períodos fuera de clase. En algunos casos los profesores que Son humanos y tienen las limitaciones que todos tenemos, pueden simplemente no ocuparse adecuadamente del comportamiento del niño. Si no está disponible otro profesor y el Soporte y entrenamiento al profesor no ayuda al profesor a ocuparse adecuadamente del comportamiento de su hijo, en este caso, algunas opciones fuera de clase pueden ser la única opción practica.
Los siguientes principios básicos pueden ayudarle a Ud. y al personal del colegio a designar un IEP efectivo para su hijo:

Al desarrollar un programa de educación es esencial sopesar cuidadosamente los pros y los contras de todas las decisiones. Todos los miembros del equipo síndrome de Tourette deben pensar en sus decisiones y en los efectos a corto y largo plazo en el niño. Como padres, ustedes deben sopesar los riesgos y beneficios de cualquier proposición del equipo antes de dar consentimiento al programa para su hijo. Por ejemplo ¿son los beneficios de la educación especial mayores que sus inconvenientes? ¿Es el beneficio de la medicación mayor que los efectos secundarios? .Este proceso de análisis es difícil porque cada niño es único y cada situación diferente. A veces se llega a aplicar un tratamiento o programa brevemente y entonces se evalúan los resultados. La figura muestra un proceso que el colegio puede usar para desarrollar adecuadamente, situaciones, recomendaciones e intervenciones para niños con síndrome de Tourette.

Etiquetar o no etiquetar
A menudo a los padres a los que se les indica la posibilidad de educación especial, les preocupa la posibilidad de la misma, les preocupa la posibilidad del doble "estigma" de tener a su hijo calificado de "discapacitado" y tenerlo fuera de clase.
Desafortunadamente, se coloca algún estigma a quien es diferente y requiere ayuda extra. Incluso en el primer grado, los niños reconocen rápidamente el grupo de los mejores. Sobre todo si son llamados los Pájaros Azules o los Guerreros y también pueden reconocer al grupo de los más lentos. Las diferencias no son algo que se trate de disimular.
Es cierto que pedir que los niños con algún handicap sean calificados para educación especial puede contribuir a crearles una etiqueta. Pero también es darle una oportunidad de que desarrolle todo su potencial. Privar a su hijo de estos servicios a causa de su recelo sobre como puede contribuir a etiquetarle, puede no ser lo mejor para sus intereses. Esto es particularmente cierto si su hijo tiene significativos problemas académicos y sociales e intenta encerrarse en sí mismo. Su hijo puede sentirse desahogado haciendo algo por un asunto que él sabe que lo aparta de otros niños.